Edu y Almy. Hacienda de la Vera-Cruz